Sandra Carli – Sociabilidad y experiencias universitarias

La incursión en los “estudios sobre la universidad pública” hace ya más de una década, en el marco de investigaciones desarrolladas en el Instituto Gino Germani[1], resultó una aventura intelectual y político-académica.  La pregunta por la experiencia universitaria -en los inicios sobre la experiencia estudiantil y en los últimos años sobre las biografías de profesores y profesoras de ciencias sociales y humanas-,  abrió un campo fértil de indagaciones, no solo por sus resultados académicos sino por las derivaciones y apropiaciones en otros ámbitos.  Cabe señalar que cuando comenzaban las primeras investigaciones, se producía en la Universidad de Buenos Aires un debate sobre el estatuto universitario, luego de una convulsiva elección de Rector.  Por otra parte, en el contexto nacional las nuevas políticas en educación superior y en ciencia y técnica ponían en un plano de mayor relevancia y visibilidad problemáticas vinculadas con la formación universitaria y la producción científica.

Permeada por el impacto de la crisis de los años 2001/2002 sobre las universidades públicas,  la investigación sobre la experiencia estudiantil en las Facultades de Filosofía y Letras y de Ciencias Sociales durante lo que denominé el período de crisis[2], entre mediados de la década del 90 del siglo XX y los primeros años del siglo XXI, permitió  explorar la vida universitaria desde una nueva perspectiva, atenta sobre todo a las experiencias de sociabilidad [3], siendo esta una categoría también potente para leer distintos fenómenos (experiencias urbanas y suburbanas, dinámicas comunitarias, lazos entre pares, identificaciones políticas, entre otros).

Los relatos biográficos de estudiantes al mismo tiempo que daban forma a una visión sobre la experiencia transcurrida desde el ingreso hasta la graduación, en un ciclo histórico en el que debieron desarrollar diversas tácticas para permanecer en facultades con una fuerte debilidad estratégica y en un contexto de crisis social generalizada, ofrecían una mirada compleja sobre las instituciones.  En este sentido, si el interés inicial había sido auscultar la experiencia estudiantil, poniendo en discusión la categoría “estudiantes” en ocasiones subsumida en la de “movimiento estudiantil”,  en un segundo momento determinados aspectos institucionales adquirían relevancia  (las luces y sombras del ingreso irrestricto, la mitificación y desacralización de las clases teóricas, los usos públicos o privados de los espacios institucionales, las dinámicas vinculadas con el mundo de los libros y los apuntes, la cultura material de las instituciones, las demoras en la graduación, entre otras).

Al mismo tiempo la relación clásica entre estudiantes y política se releía a la luz de las transformaciones de esos años, ligadas con la declinación de agrupaciones vinculadas con el radicalismo y la emergencia de fuerzas de izquierda independiente y partidaria, así como el activismo estudiantil en organizaciones y movimientos sociales extrauniversitarios. En este sentido, la investigación dio elementos también para una caracterización histórica del movimiento estudiantil durante el período y alentó incursiones en períodos anteriores[4], para comprender la emergencia de tradiciones políticas diferenciales respecto de la formación universitaria y de la participación política de la juventud.

Tomando en cuenta las clásicas polarizaciones que han estado presente en el debate público entre ciencia básica/ciencia aplicada, podría señalar que estas investigaciones produjeron nuevos conocimientos sobre la experiencia estudiantil y las instituciones universitarias, tanto desde una perspectiva sociocultural como histórica, pero al mismo tiempo esos conocimientos fueron insumos valorados en otros ámbitos (universidades, secretarías académicas de facultades, sindicatos universitarios) para ahondar en cuestiones específicas (deserción, primeros años universitarios, prácticas de lectura y escritura estudiantil). También propiciaron miradas comparadas, en tanto la tradición de las universidades públicas en la Argentina presenta rasgos singulares, frente a la tradición restrictiva de las universidades públicas en Brasil, por poner un ejemplo[5].

La investigación sobre la experiencia estudiantil puso en primer plano cómo se generan identificaciones o desidentificaciones con la docencia universitaria; pero también los avatares cotidianos de los procesos de producción, transmisión y apropiación del conocimiento[6]. Ello generó en los últimos años la incursión en las experiencias de profesores y profesoras, en la reconstrucción de biografías académicas de una generación que ha tenido y tiene un papel crucial en la configuración de las humanidades y las ciencias sociales[7].  Si la historia intelectual, la historia de la ciencia y la historia de las disciplinas han aportado investigaciones para comprender la producción de este campo, los enfoques biográficos permiten ahondar en el papel que los sujetos individuales y colectivos han tenido en la emergencia, desarrollo e institucionalización de áreas de conocimiento, bajo el telón de fondo en la Argentina de instituciones signadas por procesos de crisis e inestabilidad permanentes. El devenir de esas biografías revela que la “utilidad” de las humanidades y las ciencias sociales ha sido siempre intensa.  En contextos de transformación política y social pero también de adversidad,  los itinerarios biográficos dan cuenta de la producción de conocimiento científico,  el aporte a las políticas públicas, la colaboración con las organizaciones y movimientos de la sociedad civil, el enriquecimiento del mundo editorial, la intervención en la opinión pública y  la divulgación cultural,  y la persistencia del pensamiento crítico en las aulas y fuera de ellas.

[1] Véase Programa de estudios sobre la Universidad Pública (PESUP). En: http://pesupiigg.sociales.uba.ar/?page_id=708

[2] Carli, S. (2012) El estudiante universitario. Hacia una historia del presente de la educación pública. Buenos Aires: Siglo XXI.

[3] Carli, S.  (2014). “La sociabilidad estudiantil en las universidades públicas. Perspectivas teóricas y horizontes de investigación”. Revista Pensamiento Universitario año 16, no 16, octubre/2014.

[4] Carli, S. (2014). Entre la formación cultural y la educación política de los estudiantes universitarios. Las visiones sobre la universidad del rector Risieri Frondizi y del intelectual Juan José Hernández Arregui (1955-1973). En Carli (direc. y comp.)  2014). Universidad pública y experiencia estudiantil. Historia, política y vida cotidiana. Buenos Aires: Miño y Dávila.

[5] Carli, S. y Aveiro, M. (2015). A propósito de Darcy Ribeiro: conexiones e intercambios de ideas y experiencias universitarias con intelectuales argentinos. En Pimenta Rocha, H. y Borges Salvadori, M.A. Entre Brasil e Argentina. Miradas da Historia da Educação.  Brasil: Colección Edvecere-CAPES/ SECYT.

[6] Carli, S. (2012). Conocimiento y Universidad en el escenario global. La crítica al universalismo y la dimensión de la experiencia. En Buenfil Burgos, R.N., Fuentes, S. y Treviño, E. (coord). Giros teóricos II. Diálogos y debates en las Ciencias Sociales y Humanidades, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Nacional Autónoma de México, México.

[7]  Entre otras producciones: Carli, S. (2015).  Hacer sociología, entre la  historia reciente y el tiempo presente. Itinerarios biográficos y académicos de mujeres universitarias. En: Remedi Allione, Eduardo y Rosalba G. Ramírez García (Coords.) Los científicos y su quehacer. Perspectivas en los estudios sobre trayectorias, producciones y quehaceres científicos. México: ANUIES, 440 pp.; (2014) Las ciencias sociales en la Argentina: itinerarios intelectuales, disciplinas académicas y pasiones políticas. Revista Nómadas No 41,  octubre de 2014,  Universidad Central, Colombia; (2013) El viaje de conocimiento en las humanidades y las ciencias sociales. Un estudio de caso sobre profesores universitarios en la Argentina durante la segunda mitad del siglo XX. Historia de la Educación. Anuario. Vol. 14, No2. 2013. Carli, S. (2016) Adriana Puiggrós. Ensayo de una biografía incompleta: el exilio mexicano y la génesis del pensamiento crítico sobre la educación en América Latina (1974-1984). Historia de la Educación. Anuario. Vol.17, No2.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *