Dossier Nº 2: “Barajar y dar de nuevo. Los rumbos de una etapa de cambios”

La revista Épocas se propone abordar desde el mundo académico los principales interrogantes que emergen en nuestro tiempo y contribuir a delimitar los problemas más urgentes que las Ciencias Sociales deben afrontar en América Latina y el Caribe. Por este motivo, los fenómenos políticos que se han empezado a desplegar con nitidez en los últimos meses en nuestra región no pueden más que imponerse como un objeto privilegiado de análisis y plataforma de conjeturas que hacen a escenarios próximos.

Si bien transcurrió un tiempo demasiado corto como para vislumbrar con precisión los efectos definitivos que tendrá la asunción del gobierno encabezado por Mauricio Macri en Argentina, sí es viable identificar con claridad algunas orientaciones generales que hablan de cambios significativos a nivel económico, político, social e ideológico. Algo similar ocurre en el escenario regional, en el que se registra un avance de las llamadas nuevas derechas en Brasil, Bolivia y Venezuela.

En este sentido, la perspectiva que Épocas propone para abordar esta particular coyuntura histórica parte de la necesidad de un análisis lo más riguroso posible de ciertos signos todavía parciales que hablan de una situación novedosa respecto de la última década. Dicha necesidad analítica entronca con la convicción de que nos enfrentamos a procesos abiertos, cuyo devenir dependerá de la dinámica que asuma la puja de proyectos y fuerzas sociales en pugna, sin por eso negar una valoración más general que nos lleva a señalar que la nueva coyuntura responde a los niveles de éxito que ha logrado la (contra)ofensiva emprendida por las fracciones más concentradas del capital y a una revitalización de la influencia del poder imperial a nivel regional, que se presentan a su vez como la contracara de la encrucijada en la que están inmersos los proyectos llamados posneoliberales, tanto en sus versiones moderadas como radicales.

*****

En el caso argentino, el triunfo del macrismo amerita múltiples perspectivas de análisis, entre las que a nuestro juicio resaltan dos. La primera remite a la derrota del kirchnerismo y a los balances de una experiencia política que, resignificando y revitalizando el legado de lo que ha sido la tradición del peronismo, encabezó, con múltiples tensiones y contradicciones, un período caracterizado por un importante crecimiento económico, mejoras sociales y la recomposición de la autoridad estatal, que terminaría siendo muy significativo para la historia argentina contemporánea. La otra vía de abordaje a ser destacada está ligada a la clara orientación pro-empresarial que ya puso en marcha el nuevo gobierno de Cambiemos y a los desafíos que significa la conducción del estado por una derecha moderna para cualquier perspectiva que se proponga generar una alternativa emancipatoria. Las medidas económicas y financieras que marcan la reconfiguración del bloque de poder en el país con claros beneficiados en los sectores más concentrados y transnacionalizados dedicados a actividades exportadoras, financieras y de servicios; la adecuación del marco legal de acuerdo a los intereses de los mayores grupos mediáticos y de telecomunicaciones; la implementación de despidos en la Administración Pública con fines disciplinadores para toda la clase trabajadora y la puesta en cuestión de una buena parte de las políticas estatales vigentes que pretendían garantizar derechos sociales o ampliar beneficios hacia amplias capas de la población; el intento de criminalizar la protesta social, a partir del protocolo anti-piquetes y del encarcelamiento de dirigentes sociales; una nueva política exterior, en la que se destaca el realineamiento con Estados Unidos.  Estas orientaciones permiten vislumbrar el nuevo escenario que enfrenta la sociedad argentina.

Esta coyuntura nacional se enmarca en un contexto crítico a nivel regional. Con la crisis de los precios y la demanda de los bienes agromineros, sobre cuya exportación se sustentó el crecimiento económico, más la desaceleración del proceso de integración alternativa que se produjo en los últimos tres años, se insinuó un giro político en América Latina y el Caribe. El gobierno de Estados Unidos inició una ofensiva para reposicionarse en el continente, lo cual impulsó a una restauración conservadora. El triunfo de Macri es una manifestación de ese nuevo clima, y a la vez impulsó la ofensiva derechista en Venezuela, Bolivia y Brasil. No casualmente Barack Obama viajó a la Argentina a respaldar al líder del PRO y a proponerlo como ejemplo en la región. Ambos gobiernos, entre otras cosas, reivindicaron el rol de la Organización de Estados Americanos, en detrimento de organismos como la UNASUR y la CELAC. Se abren una serie de interrogantes y desafíos en Nuestra América a partir de esta nueva coyuntura. Argentina, donde por primera vez se impuso electoralmente una opción de derecha conformada, parcialmente, al margen de los partidos tradicionales, parece ser el laboratorio al que todo el continente observa.

*****

Las dimensiones de análisis mencionadas y la preocupación por descifrar el significado de los principales acontecimientos sucedidos en el último cuatrimestre –y avizorar los escenarios específicos que se derivan de ellos–, atraviesan los artículos que forman parte del dossier que aquí presentamos.

Para terminar, es justo decir que un conjunto de investigadores que se desempeñan en distintas áreas de la producción de conocimiento aceptaron el convite de Épocas para generar una visión sobre la marcha del acontecer político, social, económico y académico. Los lectores y las lectoras tendrán la posibilidad de acceder a un conjunto de explicaciones y análisis que pretenden ser un primer aporte para lo que necesariamente está destinada a ser una tarea colectiva: elaborar sin prisa pero sin pausa las herramientas conceptuales que ayuden a una justa comprensión de la etapa que se viene, para poder intervenir en esta nueva coyuntura adversa.

Comité Editorial

Abril 2016

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *